Sector servicios públicos

Las consecuencias del cambio climático nos están obligando a tomar medidas drásticas que ayuden a mitigarlo lo antes posible. Nuestro país se encuentra en la zona de la UE más vulnerable ante el cambio climático.

 

La tecnología actual permite el desarrollo proyectos de economía circular alineados con el proceso de transición energética que debemos abordar. La valorización energética de la fracción orgánica de los residuos que generamos (FORSU) y el tratamiento eficiente de los fangos de las EDAR, son claros ejemplos de iniciativas en la dirección correcta para las que ya estamos preparados.

 

En el ciclo del agua, el saneamiento es una fase esencial que tiene como objetivo principal proteger el medio ambiente de los efectos adversos de las descargas de aguas residuales urbanas, aguas residuales de determinados sectores industriales y mezclas de aguas residuales.

 

Para los fangos producidos en las plantas depuradoras de aguas residuales (EDAR) que requieren ser tratados posteriormente, disponemos de innovadoras soluciones de hidrólisis térmica con las que se consigue de manera continua, una alta reducción del volumen de fangos a tratar, considerables aumentos de conversión a biogás, notables reducciones en los procesos de deshidratación, aumentos de la capacidad de digestión y la higienización de los fangos.

 

Estos sistemas de hidrólisis pueden combinarse con las tecnologías de recuperación de nutrientes (N + P) que ofrecemos para reducir las emisiones y obtener un beneficio adicional en los procesos de valorización, produciendo nutrientes que pueden comercializarse como fertilizantes.

 

Con nuestras soluciones, el biogás producido en las plantas de tratamiento de FORSU y en las EDAR, está limpio y depurado, preparado para una utilización posterior segura y eficiente.

 

Y para realizar la puesta en marcha y las operaciones de mantenimiento, preventivo y correctivo de nuestros sistemas, contamos con un equipo de asistencia técnica experto que estará encantado de ayudarle.

 

Kromschroeder, su colaborador más competente.